Sayen, 2 años ya…

Cómo pasa el tiempo y cuánto has cambiado nuestras vidas…

Aparentemente eres una niña con muchas dificultades y necesidades, pero sólo si miramos la superficie. Si nos atrevemos a mirar más adentro, como lo hacen tu madre y tus hermanas, podremos observar el inmenso amor que eres capaz de dar, y la cantidad de paz que eres capaz de atesorar. Con esa mirada que habla y esa sonrisa que ilumina nuestras vidas.

Gracias por enseñarnos tantas cosas, porque eres la mayor lección de vida que tendremos jamás. No soy el mejor padre del mundo, pero a cambio, tú sí eres la mejor hija que pudiera desear. Fuerte, valiente, constante, y con la capacidad de haber hecho esta familia aún más feliz, si cabe.

 

¡¡Felicidades Sayen!!

Bea y Anouk dan un beso a Sayen, en el centro, cogida por Rober, con su tarta de cumpleaños